Joyas arquitectónicas en lugares imposibles: Santuario de la Virgen de La Corona. Spiazzi

Hay lugares en el mundo que cuesta mucho creer que hayan podido ser construidos, por lo inhóspito del terreno. Un claro ejemplo de ello es el Santuario de la Virgen de Corona, a 20 kilómetros de Verona.

Documentos medievales, informan que ya desde el siglo XII había ermitaños que vivían en esa montaña y que fue alrededor del año 1522 cuando comenzaron las obras del Santuario.

Hoy en día puede visitarse combinando además la excursión cultural con el disfrute de la naturaleza y las maravillosas vistas que tendrás Del Valle del Adige a unos 800 metros de altura.