Uno de los museos más impresionantes del mundo. Hermitage, San Petersburgo

El Hermitage de San Petersburgo es uno de los museos más grandes del mundo. Consta de varios edificios en la orilla del río Neva, entre los que se encuera el Palacio de Invierno, antigua residencia de los zares hasta la Revolución Rusa.

Las leyendas del Hermitage son una de las partes más importantes de la mitología de la ciudad de San Petersburgo. Existen historias sobre fantasmas que vagan por las salas, personajes que salen de los cuadros y otros casos misteriosos. La historia más famosa cuenta que la figura de cera de Pedro el Grande se pone en movimiento por las noches e incluso hace reverencias si se cruzan con alguien.

Como dato curioso, desde 1789 por orden de la Zarina, 65 gatos cuidan y mantienen alejados a los roedores del museo Hermitage.

El palacio de Caterina la Grande, San Petersburgo

  
Forma parte del conjunto de Patrimonio d la Humanidad llamado ” Centro histórico de San Petersburgo”.

En este ostentoso palacio no se escatimó en gastos. Se utilizaron más de 100 kilos de oro para dorar la fachada del palacio. Incluso se llegó a decir que la totalidad del tejado estaba hecho en oro.

Además de esto, antes de tener este aspecto, la emperatriz Isabel, pr defensora de Catalina, hizo demoler la construcción en seis ocasiones por no estar conforme con la misma.

Lógicamente los estragos de la Segunda Guerrs Mundisl también afectaron a este palacio, el cual por orden de los alemanes fue destruido en su interior, dejando únicamente la fachada. Las obras de restauración para devolverlo a su estado original se han extendido hasta el año 2003.

El Versalles de San Petersburgo: Peterhof

IMG_5198

Se encuentra en el Golfo de Finlandia a 25 kilómetros de San Petersburgo. Forma parte del centro histórico de la ciudad y es Patrimonio de la Humanidad.

Durante la Segunda Guerra Mundial estuvo ocupado por los alemanes, los cuales destruyeron todo lo que encontraron a su paso. Tras la guerra comenzó la restauración, la cual ha llegado prácticamente hasta nuestros días.

Por su gran belleza es considerado el Versalles de San Petersburgo.