Uno de la conjuntos arquitectónicos más impresionantes del mundo, Templos de Bagan. Myanmar

El Sudeste asiático es una de las partes del mundo que se deben visitar. Si solo has ido una vez, es difícil elegir cuál debe ser mejor destino. En mi caso elegí Vietnam y Camboya, pero la primera opción fue Birmania, aunque en ese momento las agencias de viajes donde preguntamos no lo aconsejaban.

Tal vez Birmania esta menos masificada de turistas que otros países de la zona. Además, tienen grandes tesoros arquitectónicos de los cuales vale la pena destacar los templos de Bagan.

En concreto se trata de un conjunto de más de 2.000 templos de una belleza impresionante, que por el momento no han sido nombrados Patrimonio de la Humanidad, algo que llama mucho la atención.

Su construcción se realizó entre el siglo XI y XIII y en su época de máximo esplendor llegó a haber 4.000 templos.

The Golden Rock, Myanmar

golden rock

Kyaiktiyo Pagoda es el tercer  lugar de peregrinación budista de Birmania. Se dice que su construcción  se remonta hace más de 2.400 años, durante la vida de Buda.

Según cuenta la leyenda, Buda dio un trozo de su cabello a un ermitaño para que lo pegara en la roca. Este a su vez debía seguir el ritual generación tras generación, dando trozos de cabello para que se pegaran en la roca. Con este ritual se conseguiría que la roca no se cayera.

Leyenda o no, la realidad es que la roca ha permanecido quieta desafiando las leyes de la gravedad durante siglos. Anualmente y durante el periodo de octubre a marzo, la plataforma de la pagoda es iluminada con velas y miles de fieles se reúnen en torno a la inmensa roca, ofreciendo frutas, incienso y hojas bañadas en oro.  Y por supuesto su trozo de cabello