Desde 1981 el Palacio de Fontainebleau forma parte del Patrimonio de la Humanidad de la Unesco. Este palacio, que es uno de los mayores de Francia, fue la gran obra de Napoleón Bonaparte, como alternativa del Palacio de Versalles, el cual tenía connotaciones borbónicas.

De hecho fue en este palacio donde Napoleón I firmó su abdicación y se fue al exilio.

Actualmente una parte del palacio forma parte de la Escurla americana de Arte y como dato curioso, tiene las pistas de tenis más grandes del mundo.