Un castillo con mucha historia, Castillo Peles. Rumania


En su dia fue uno de los edificios más importantes de Europa, ya que fue el primero en disponer de electricidad y ascensor. 

Se encuentra situado en Sinaia, un centro turístico de montaña de Rumania. El Castillo de Peles, se construyó a mediados del siglo XIX, en la época del rey Carlos I. Esta residencia de monarcas tiene su importancia en la historia, ya que fue donde se firmó el Consejo de La Corona, donde se decidió la neutralidad de Rumania en el Primera Guerra Mundial.

Tras el Castillo de Bran, es El Segundo museo más visitado de Rumania.

El castillo que da la elocuencia, Castillo de Blarney. Irlanda


El castillo de Blarney es una fortaleza medieval que se encuentra cerca de Cork. Fue construido en el siglo XIII y entre sus curiosidades está la Piedra  de la Elocuencia o Piedra de Blarney

Según cuenta la leyenda, besando la piedra por la parte de abajo se obtiene el Don de la elocuencia. La piedra fue incrustada en la torre del homenaje en 1446.

Uno de los castillos más importantes de Rumania, el Castillo Pelęs


Se convirtió en uno de los monumentos europeos más importantes del siglo XIX. Fue construido bajo el reinado de Carlos I de Rumania y se encuentra ubicado en Sinaia.

El castillo Peleș es uno de los más importantes edificios típicos de Rumania, considerado único histórica y artísticamente. Sin ir más lejos en este castillo tuvo lugar el Consejo de La Corona en 1914, donde se decidió la neutralidad de Rumania en la Primera Guerra Mundial.

El castillo Peleș se considera el segundo museo más buscado entre los turistas de Rumania. El primero es el Castillo de Bran. En 2009 pasaron por él más de 300 000 visitantes de todo el mundo.

El desafío al abismo, Castillo de Lichtenstein, Alemania


Alemania se caracteriza por tener castillos de ensueño,  y entre ellos, por su belleza, cabe destacar el Castillo de Lichtenstein, a 40 kilómetros de Stuttgart.

Este castillo fue construido sobre sus restos medievales durante el siglo XIX.

Un castillo que desafía al abismo y cuya peculiar entrada no te dejará indiferente. Además de poder disfrutar desde su mirador de las espectaculares vistas de la localidad de Honau. Una visita imprescindible en tu ruta de castillos de la Selva Nagra.