Joyas arquitectónicas en lugares imposibles: Santuario de la Virgen de La Corona. Spiazzi

Hay lugares en el mundo que cuesta mucho creer que hayan podido ser construidos, por lo inhóspito del terreno. Un claro ejemplo de ello es el Santuario de la Virgen de Corona, a 20 kilómetros de Verona.

Documentos medievales, informan que ya desde el siglo XII había ermitaños que vivían en esa montaña y que fue alrededor del año 1522 cuando comenzaron las obras del Santuario.

Hoy en día puede visitarse combinando además la excursión cultural con el disfrute de la naturaleza y las maravillosas vistas que tendrás Del Valle del Adige a unos 800 metros de altura.

Panteón de la Duquesa de Sevillano. Guadalajara 


España está llena de monumentos e historia no siempre conocida y que guarda la esencia de otros época. 

Este bello panteón ubicado en Guadalajara fue construido por Ricardo Velázquez Bosco. Tal vez por el nombre no te suene a nada, pero si decimos que fue quien llevó a cabo la restauración de la Mezquita de Granada y realizó el Palacio de Cristal del parque del Retiro en Madrid, la cosa cambia.

Su estilo refleja la influencia del norte de Italia y como dato curioso, el panteón finalizó en el año 216, coincidiendo con la muerte de la Duquesa, aunque lógicamente no fue coincidencia, ella misma durante varios años mandó derribar lo construido y volverlo a levantar para que no les faltara trabajo a los obreros. Todo un detalle!

Uno de los parlamentos más bellos del mundo, Parlamento de Budapest. Hungría 


Sin duda alguna es uno de los edificios más conocidos de Budapest, por no decir el más conocido.

Construido entre 1884 y 1902, el Parlamento de Budapest fue la obra más grande de su época. Consta de 691 habitaciones y tiene unas dimensiones de 268 metros de longitud y 118 metros de anchura.

Es el orgullo de los húngaros y puede ser visitado por 6,5 euros. Sin duda vale la pena la visita, no sólo parara admirar y fotografiar su interior sino para vivir en primera persona la historia de este país.