El mar interior de Nueva Zelanda, Lago Taupo.

El lago Taupo es el más extenso de Nueva Zelanda, de hecho es del tamaño de Singapur, por lo que se podría considerar más un mar interior que un lago en si.

Es uno de los lugares más turísticos del país y además de poder disfrutar de muchas actividades deportivas al aire libre, su visita te permitiría disfrutar de una increíble talla Maori de 10 metros de altura, cuya elaboración le llevó al tallista Matahi Whakataka-Brightwell 4 años de trabajo. Tienes infinidad de excursiones en todos los idiomas a través de internet. En este enlace podrás planificar tu excursión por el Lago Taupo Pincha aquí

La primera área protegida del mundo, Islas Berlengas. Portugal

Las islas Berlengas se pueden considerar como la primera área protegida del mundo, ya que en el año 1465 el rey Alfonso V de Portugal prohibió cualquier tipo de caza.

Se encuentran a tan solo 10 kilómetros de la población pesquera de Peniche y se puede visitar y explorar la más grande de las tres, Berlenga Grande, aunque hay que decir que el ferry que llega hasta ella solo está disponible durante los meses de Mayo a Octubre.

Pero no solamente puedes disfrutar de la naturaleza en esta fantástica excursión, también puedes disfrutar de la Fortaleza de San Joao Baptista construidas en el siglo XVII como modo del defensa de este estratégico punto en la costa portuguesa. Actualmente es un hostal con unos precios de ganga, aunque con muy pocas comodidades. Una estancia original, para un lugar original.

Una de las cataratas más bellas del mundo

El Gran Cañón de Arizona es uno de los lugares naturales más espectaculares de Estados Unidos.

En este caso hablaremos de las Catara de Havasu que se encuentran en la desembocadura de este río en el río Colorado. Están en el territorio de la tribu de los Havasupais y tienen una caída de 37 metros.

Es cierto que visitar estas cataratas no es fácil, ya que además del complicado acceso, se necesita un permiso especial d la tribu. Sin embargo, el esfuerzo merece la pena, ya que sin duda visitar un auténtico paraíso terrenal.

La Costa de los Esqueletos, Namibia

Son muchos los lugares en nuestro planeta que tienen leyenda y donde ocurren fenómenos naturales y meteorológicos que le dan su fama. Uno de ellos es la Costa de los Esqueletos en Namibia.

La corriente de Bengala que proviene de la Antártida hace que se genere un fuerte oleaje y una niebla muy densa que hace imposible la visión.

Viendo lo alejados en el algunas ocasiones se encuentran los pecios, uno puede imaginar la violencia de los naufragios. Además no sólo hay pecios de barcos, también de aviones e incluso de todo terrenos.

En 1971 se creó un Parque Nacional dividido en dos zonas, norte y sur. Solo esta última está abierta al público y aún así es muy peligrosa.

Un lugar histórico en un paraíso natural, Isla de Cabo Rizzuto, Calabria 


Italia encierra grandes tesoros naturales e históricos. Uno de ellos es la Isla de Cabo Rizzuto, en la costa jónica italiana.

Sus aguas cristalinas y sus maravillosos fondos marinos hacen de sus aguas una Reserva Marina Protegida. Además, no sólo podrás disfrutar de su entorno natural, también de los vestigios del Castillo de Anibal, construidos sobre un islote en el año 204 a. C.

Sin duda alguna, un lugar perfecto de vacaciones estivales no sólo por sus playas sino por los secretos que este bello lugar esconde. 

Una de las Siete Maravillas Naturales del mundo, Bahía Ha Long. Vietnam


En 1994 fue declarado Patrimonio de la Humanidad y desde 2011 es una de las Siete Maravillas del Mundo Naturales del Mundo. Está situado al norte de Vietnam,cerca de la frontera con China y a unos 170 kilómetros de Hanoi.

Sin duda es la joya de La Corona de este país y uno de los lugares más visitados. Por ello y al ser un sitio tan turístico es fundamental que si realizas la excursión para conocer este lugar, no dejes nada a la improvisación. Hay multitud de estafas y en muchas ocasiones, muy difíciles de identificar.

El desafío al abismo, Castillo de Lichtenstein, Alemania


Alemania se caracteriza por tener castillos de ensueño,  y entre ellos, por su belleza, cabe destacar el Castillo de Lichtenstein, a 40 kilómetros de Stuttgart.

Este castillo fue construido sobre sus restos medievales durante el siglo XIX.

Un castillo que desafía al abismo y cuya peculiar entrada no te dejará indiferente. Además de poder disfrutar desde su mirador de las espectaculares vistas de la localidad de Honau. Una visita imprescindible en tu ruta de castillos de la Selva Nagra.