Puerto Flavia,un lugar con historia en la isla italiana de Cerdeña.

Porto Flavia surgió para solventar un gran problema en el transporte de las explotaciones mineras de la isla de Cerdeña a principios del siglo XXI y lo que en su día se convirtió en una gran innovación tecnológica hoy se ha convertido en un atractivo turístico de la esencia de la isla.

Lleva el nombre de la hija del arquitecto Cesare Vecelli y es un lugar digo de visitar . Se encuentra en Masua y puede realizarse la visita por 10 euros, aunque también es muy recomendable tener la oportunidad de verla desde el mar.

Una de las siete maravillas del mundo moderno. La Bahía de Halong, Vietnam

DSC_0742.JPG

La Bahía de Halong es uno de esos lugares que te dejan sin respiración. A unas dos horas en coche desde Hanoi, se encuentra esta joya de la naturaleza que vale la pena conocer.

Como no podía ser de otra manera, es Patrimonio de la Humanidad por la Unesco desde el año 1994 y también fue declarado una de las siete maravillas del mundo natural.

Según cuenta la leyenda, cuanto Vietnam luchó contra China, el Emperador de Jade llamó a una familia de dragones que escupían joyas de Jade, las cuales se convirtieron en rocas que ayudaron a proteger la bahía.

DSC_0767.JPG

Sin duda vale la pena contratar uno de los cruceros en los que se hace noche y que además ofrecen multitud de actividades, entre ellas tener la posibilidad de bañarse en el Mar de China.

DSC_0733.JPG

El último destello de la arquitectura mongola. Tumba de Safdarjung, Nueva Delhi

En el corazón de un imponente jardín muy céntrico de la ciudad de Delhi, se encuentra la tumba de Safdarjung, construida en los años 1753 y 1954.

El mausoleo está compuesto por una sala central rodeada de ocho recintos. En realidad en este magnífico edificio hay dos tumbas, ya que está tanto Safdarjung como su esposa.

La entrada es gratuita y representa uno de los últimos ejemplos del estilo mongol imperial.

Drachenburg, una gran casa con apariencia de Castillo, Alemania

Alemania es un país con historia y grandes contrastes, por ello es fácil encontrarse con lugares no tan conocidos que parecen sacados de un cuento. Uno de estos casos es el Castillo de Drachenburg, muy cerca de la ciudad de Bonn.

Pero no podemos dejarnos engañar por la apariencia, ya que en su caso, no se trata de un lugar con historia de guerras, leyendas de fantasmas o reyes con ánimo conquistador. Este castillo fue construido en el siglo XIX y fue encargado por un agente bancario para convertirse en su residencia.

En cualquier caso, sin duda vale la pena hacer la excursión y visitar el castillo.

Una de las Óperas más bellas del mundo, Harbin. China

Harbin no es una de las ciudades más conocidas de China, pero si hablamos de las famosas esculturas de hielo, tal vez hayas oído hablado de esta población.

Ahora, un nuevo edificio la sitúa nuevamente en el mapa y es su increíble Ópera House. Un edifico que no solamente llama la atención por su impresionante arquitectura, sino porque además, se integra perfectamente con su entorno. Un claro ejemplo de armonía entre naturaleza y arquitectura.

En los últimos años ha sido nombrada como ciudad más turística de China y desde 2010 se ha convertido en Ciudad de la Música por la UNESCO

Uno de los museos más impresionantes del mundo. Hermitage, San Petersburgo

El Hermitage de San Petersburgo es uno de los museos más grandes del mundo. Consta de varios edificios en la orilla del río Neva, entre los que se encuera el Palacio de Invierno, antigua residencia de los zares hasta la Revolución Rusa.

Las leyendas del Hermitage son una de las partes más importantes de la mitología de la ciudad de San Petersburgo. Existen historias sobre fantasmas que vagan por las salas, personajes que salen de los cuadros y otros casos misteriosos. La historia más famosa cuenta que la figura de cera de Pedro el Grande se pone en movimiento por las noches e incluso hace reverencias si se cruzan con alguien.

Como dato curioso, desde 1789 por orden de la Zarina, 65 gatos cuidan y mantienen alejados a los roedores del museo Hermitage.

El mágico bosque del Encélado, Versalles

Todos sabemos que Versalles no es solo uno de los castillos más bellos de Francia, también sin duda alguna, es uno de los más bellos del mundo. Dentro de sus jardines, se encuentra el Bosque del Encélado, dedicado a Encelat, ese ser mitológico de los cien brazos, hijo de Urano.

Además de las bellas estructuras que decoran el jardín y dirigen la vegetación, cabe destacar la figura hecha de bronce de este ser mitológico, el cual se presenta medio absorbido por las rocas y luchando por su vida.

Sin duda un bonito paseo para finalizar la visita a Versalles.