El mágico bosque del Encélado, Versalles

Todos sabemos que Versalles no es solo uno de los castillos más bellos de Francia, también sin duda alguna, es uno de los más bellos del mundo. Dentro de sus jardines, se encuentra el Bosque del Encélado, dedicado a Encelat, ese ser mitológico de los cien brazos, hijo de Urano.

Además de las bellas estructuras que decoran el jardín y dirigen la vegetación, cabe destacar la figura hecha de bronce de este ser mitológico, el cual se presenta medio absorbido por las rocas y luchando por su vida.

Sin duda un bonito paseo para finalizar la visita a Versalles.

Uno de los Palacio más bellos de Alemania, Palacio Augustusburg

Cerca de la ciudad de Colonia se encuentra uno de los palacios más representativos del rococó alemán, es el Palacio de Augustusburg.

Declarado Patrimonio de la Humanidad, fue residencia del príncipe y arzobispo Clemens August von Wittelsbach y antes de convertirse en museo también fue residencia del Presidente de la República Federal Alemana.

Como dato destacado es que tan rococó es el Palacio que salir a sus jardines puede ser un alivio, ya que puede llegar a abrumar a sus visitantes.

Un mausoleo comunista abandonado, Monumento del Partido Comunista de Buzludja. Bulgaria

Sin duda es un lugar de culto para los amantes de los lugares abandonados.

Se trata del Monumento Buzludja situado en el Parque Nacional de Buzludja en Bulgaria.

Costó alrededor de 14 millones de levas ( 7 millones de euros) y la estrella soviética que coronaba la torre era tres veces mayor que la del Kremlin

Este edificio se convirtió en la sede del Partido Comunista búlgaro hasta la caída del Muro de Berlin y con el, el resto de regímenes comunistas europeos. Desde entonces el edificio quedó abandonado y aunque desde el año 2011 se devolvió al actual Partido Comunista Búlgaro, aún no saben qué hacer con el.