El Pozo de la Reina, Rani Ki Vav. Patan. La India


Rani Ki Vav o Pozo de la Reina es uno de esos monumentos que te dejan con la boca abierta. Fue un monumento construido en memoria de un monarca, Bhimdeva I, construido en el siglo XI.

Es un pozo escalonado que fue creado con la finalidad de captar y almacenar el agua subterránea, pero también con un cierto aire espiritual, pues en la India el agua tiene un significado especial.

Se encuentra en la ciudad de Patan y durante siglos permaneció totalmente sumergido. No fue hasta el año 1980 que vió la luz. Actualmente es Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. 

La iglesia de más de 100 años convertida en Skate Park. Iglesia de Santan Bárbara. Asturias


Hace más de 100 años, la Iglesia de Santa Bárbara en Asturias, nació con el espíritu de ser un templo de oración para los trabajadores de la fábrica de explosivos de Santa Bárbara, pero cien años después y tras el término de la Guerra Civil , nadie pensó que esté fuera su aspecto original.

El responsable de ello fue el artista cántabro Okuda, que ha convertido la Iglesia de Santa Bárbara en un impresionante Skate Park.

La antigua base de espionaje americana de la Guerra Fría, Teufelsberg. Berlín

Teufelsberg es uno de esos lugares de Berlín que nos recuerdan a una época pasada, donde el tiempo se ha detenido.

Llegar hasta él no es fácil, ya que se encuentra situado en los alto de la llamada Montaña del Diablo, una colina artificial formada por más de 110 metros metros de escombros donde en su día hubo una academia militar de la Alemania nazi. 

Hoy podemos disfrutar de los restos de una base de espionaje americana que corona su cima, donde en la Guerra Fría, el ejército americano centralizaba todas sus escuchas. Tras ella, el edifico perdió su razón de ser y quedó totalmente abandonado en 1992.

Hoy puede visitarse esta antigua base americana y disfrutar de una de las mejores vistas de Berlín, además del arte aportado por grafiteros de todo el mundo.

El mítico castillo de Stirling. Escocia


La mayor parte del castillo data del siglo XV y siglo XVI, incluso algunos de sus edificios son anteriores.  Se encuentra en la ciudad de Stirling y está catalogado como Monumento Nacional. 

Curiosamente la ciudad de Stirling es la ciudad más pequeña de Escocia, pero sin embargo se ha convertido en un icono del país, por ser testigo de la batalla que le dió nombre liderada por William Wallace y que Mel Gibson dió vida en la película Brave Heart.

Una visita indispensable para conocer en detalle la historia del país.