La bella cuidad de Lindau, Baviera. Alemania

  
La cuidad alemana de Lindau se encuentra situada sobre una isla del lago Constanza en la región de Baviera. Se trata de una ciudad medieval que ha sabido conservar su esencia, motivo por lo que se ha convertido en una de las ciudades más visitadas de Alemania.

Después de haber obtenido en el siglo XIII el estado de ciudad imperial, se convirtió pronto en una de las poblaciones suabias más ricas y se le concedió el título honorífico de la ‘Venecia suabia

Posee un puerto con su faro y el León de Baviera, siendo estos su postal más característica.

La belleza de la Catedral de Estrasburgo

  
La catedral de Notre-Dame de Estrasburgo está situado en el centro histórico de la ciudad y desde 1988 esta declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Fue construida en el siglo XI y su torre medieval sigue siendo una de las torres medievales más altas de Europa.Su altura hizo de Nuestra Señora de Estrasburgo el edificio más alto de la Cristiandad hasta el siglo XIX cuando los campanarios de Ulm y Colonia la superaron. Además, al igual que en Praga posee un reloj astronómico medieval realmente espectacular. 

Estrasburgo no solamente posee esta catedral imponente, además toda ella en su conjunto es una de las ciudades medievales más bellas de Europa y sin duda es una de las capitales europeas de las navidades.

La cuidad corsaria de Saint-Melo, Francia

  
La ciudad corsaria del Saint-Melo es una ciudad amurallada que data del siglo XIII y la que tras una larga restauración ha vuelto recobrar el esplendor de antaño convirtiéndose en un destino turístico europeo de excepción. 

Sus habitantes no se consideran ni franceses ni bretones, incluso durante cuatro años fue una republica independiente. Descendientes de los famosos corsarios, no consideraban a los mismos simples piratas, sino auténticos aventureros de los mares.

El Versalles italiano, Castillo de Venaria. Turín 

  
 Construido en el siglo XVII, el castillo de Venaria es considerado el Versalles italiano. De hecho, los diseños de la Venaria fueron llevados a París por voluntad del rey de Francia.

Tras ser abandonado durante el siglo XVIII y tomado por el cuartel militar durante la Segunda Guerra Mundial. Recién a fines del 1900 se inició su reconstrucción y remodelación dando como resultado, un espectacular palacio de gran contenido histórico, artístico y cultural, abriendo sus puertas a toda persona que desee visitarlo.

En 1997 fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.