Uno de los símbolos de la ciudad de Teruel. La Escalinata del Paseo de Óvalo

122cb17487f57b401df8af4966159295

Sin duda Teruel existe y vale la pena enseñar y conocer las maravillas que nos ofrece esta ciudad española. En esta ocasión hablaremos de la Escalinata del Paseo del Óvalo, uno de los monumentos mas emblemáticos de la ciudad.

Se construyó en los años 20 con la intención de unir el casco antiguo de la ciudad con la estación de ferrocarril. Así para el viajero que llegara a la ciudad, este sería el elemento que le daría la bienvenida.

Una obra mudéjar que  hace los encantos de los amantes de la Belle Epoque.

Una de las cataratas más bellas del mundo

El Gran Cañón de Arizona es uno de los lugares naturales más espectaculares de Estados Unidos.

En este caso hablaremos de las Catara de Havasu que se encuentran en la desembocadura de este río en el río Colorado. Están en el territorio de la tribu de los Havasupais y tienen una caída de 37 metros.

Es cierto que visitar estas cataratas no es fácil, ya que además del complicado acceso, se necesita un permiso especial d la tribu. Sin embargo, el esfuerzo merece la pena, ya que sin duda visitar un auténtico paraíso terrenal.

El maravillosos Buda del templo Wat Pho, Bangkok

En el corazón de Bangkok puedes describir este maravilloso y único Buda reclinado se ha convertido uno de los lugares más visitados de la ciudad. Fácil de acceder, puedes llegar al templo desde el río en un transporte especial que hace trayectos desde la orilla contraria.

Se encuentra en el Templo de Wat Pho, muy cerca del Palacio Real y se pide visitar por 2, 5 euros de entrada.

Fue construida en 1832 durante el reinado de Rama III y representa la transición del Buda desde la muerte al nirvana y el templo donde se construyó es uno de los más antiguos de la ciudad.

Tiene 43 metros de largo y las plantas de los pies están adornadas con incrustaciones de madre perla.

Un símbolo de la ciudad que no puedes dejar de visitar.

El maravilloso castillo de Egeskov, Dinamarca

Este bello castillo no solo desacato por su belleza, sino por ser el castillo rodeado de agua mejor conservado del mundo.

Se encuentra situado al sur de la isla de Fiona, Dinamarca. Al estar encima del agua, sus cimientos son de roble, para lo cual y según cuenta la leyenda fue necesario talar un bosque entero. Aunque en realidad se trata de dos edificios unidos por una doble y dura pared con escaleras secretas.

Desde1784 el Castillo de Egeskov pertenece a la familia Ahlefledt-Lauvig-Bille y todavía hoy los actuales condes viven aquí, en una serie de departamentos privados.

El corazón de la cultura gaélica, Islas de Aran

Las islas de Aran son un grupo de islas situadas en la desembocadura de la Bahía de Galway, toda la esencia de Irlanda en unas pequeñas islas muy poco habitadas.

La isla mayor y más poblada es la isla de Inihsmore, con 800 habitantes. Lejos de las pocas calles que componen la población, pueden verse bellos parajes naturales, como sus impactantes acantilados. La plataforma calcárea y prácticamente plan hacen de ella un impresionante castillo natural que se eleva del Atlántico.

Además guardan la esencia de la cultura gaélica, desde la lengua, la música y la artesanía

Uno de los castillos más bellos de Alemania, Castillo de Schwerin

A poca distancia en coche de Hamburgo, se puede disfrutar de una maravillosa excursión que te permitirá descubrir el magnífico Castillo de Schwerin.

El castillo comenzó a construirse hace más de 1500 años sobre una de las islas del lago SchwerinerSee, conviertiéndose en el centro del poder con el paso de los siglos.

Especial relevancia por su belleza, tienen sus jardines cuya visita se puede hacer de forma gratuita. También en caso de querer visitar el castillo puede hacerse pagando una entrada de 5 euros. Sin duda, una visita que vale la pena realizar.

La Costa de los Esqueletos, Namibia

Son muchos los lugares en nuestro planeta que tienen leyenda y donde ocurren fenómenos naturales y meteorológicos que le dan su fama. Uno de ellos es la Costa de los Esqueletos en Namibia.

La corriente de Bengala que proviene de la Antártida hace que se genere un fuerte oleaje y una niebla muy densa que hace imposible la visión.

Viendo lo alejados en el algunas ocasiones se encuentran los pecios, uno puede imaginar la violencia de los naufragios. Además no sólo hay pecios de barcos, también de aviones e incluso de todo terrenos.

En 1971 se creó un Parque Nacional dividido en dos zonas, norte y sur. Solo esta última está abierta al público y aún así es muy peligrosa.