Símbolo de poder de la ciudad se eleva en un céntrico parque de Osaka este castillo. Construido en el siglo XVI y reconstruido durante numerosas ocasiones a lo largo de su historia.

Sin lugar a dudas uno de los más importantes de este país y un símbolo de la unificación de Japón.

El castillo está abierto al público y es fácilmente accesible desde la estación parque público. El interior del castillo alberga un museo, sala de convenciones y el Altar Toyokuni, dedicado a Toyotomi Hideyoshi.