Linderhof se encuentra situado en Baviera y es uno de los tres castillo que construyó el Rey Luis II de Baviera. De los tres castillos es el más pequeño pero sin duda fue su preferido, ya que pasó aquí ocho años. Además de ser el único que vio terminado.

Pero las maravillas de este castillo no sólo se reflejan en su bonita construcción, sino en los bellos detalles que hay en sus jardines. La Gruta de Venus es tal vez una de las curiosidades más llamativas. Un lugar construido para que el Rey Loco escuchara música con toda clase de innovaciones tecnológicas para la época en la que se construyó.

Sin duda un bonito lugar para disfrutar de las bellezas de Baviera.