Obidos es una de las joyas de Portugal a tan solo 85 kilómetros de Lisboa. Se trata de la perfecta ciudad medieval fortificada, la cual no deja indiferente a sus visitantes, de igual forma que en el siglo XIII la reina Isabel de Portugal quedo enamorada d la misma y el rey Denis I se la regaló.

Además de su preciosa muralla, destacan sus callejuelas y su imponente castillo. Sin duda una escapada perfecta si visitas la capital portuguesa