La isla de Kizhi tiene una curiosa forma de barco que parece que navegue sobre el lago Onega, en la República rusa de Carelia. Actualmente declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

La mayor atracción de la isla es sin duda el cementerio ortodoxo donde se encuentra la iglesia de la Transfiguración y la Catedral del Manto de la Virgen. Cuenta la leyenda que la levantó un sacerdote sin utilizar un solo clavo y que tardó en construirla tan solo una noche.

/home/wpcom/public_html/wp-content/blogs.dir/c01/77085767/files/2014/12/img_4994-0.png