Uno de los edificios más bellos y llamativos del distrito IX de París es el conocido Palacio Garnier u Opera de París. 

Su primera piedra fue puesta en 1861 y por diferentes contratiempos no pudo ser inaugurado oficialmente hasta el año 1875. Este bello edificio fue de inspiración para Gastón Leroux. Es en el y en sus cuevas subterráneas donde se recrea la famosa obra del Fantasma de la Ópera. 

Lógicamente un edificio de estas características ha servido de inspiración en la construcción de muchos otros edificios alrededor del mundo, como puede ser el caso del Edificio Thomas Jefferson en Washington, el Teatro de Cracovia o el Teatro Municipal de Río de JAneiro entre otros.

Entre sus elementos más característicos se encuentra su gran escalera de mármol, su gran vestíbulo y sus famosos candelabros de bronce y cristal.