El imponente Alcázar de Sevilla está lleno de bellos rincones, pero uno especialmente escondido son los baños de María Padilla. Estos se encuentran en la cripta abovedada, bajo el llamado Patio del Crucero.

  
Estos baños construidos a finales del siglo XIV, tienen su entrada al final de los bellos jardines del Alcázar.

Sin duda paseando por esta increíble edificion, uno comprende que actualmente sea considerado Patrimonio de la Humanidad.