10456164_457390164401769_554177967861596288_n

La pared fue construida en los años 60 para intentar contener el agua de la Caldera. Así nació la cascada, y el hierro y otros minerales se encargaron de teñirla de colores. A dos kilómetros de distancia más o menos se encuentra otra cascada de colores de 8 metros de altura y totalmente natural. Sin embargo para poder acceder a ella es necesario estar preparado y experimentado en escalada y senderismo.

Esta cascada se encuentra en pleno corazón de La Caldera de Tabueriente, en la isla de La Palma. La ruta puede comenzarse en el fondo del Barranco de Las Angustias con una duración de aproximadamente dos horas y media a pie.