torre Eiffel

Hoy nadie se imaginaria París sin la Torre Eiffel, ni se cuestionaría que es  uno de los monumentos más visitados y fotografiados del mundo. Pero cuando fue construida no se tenía la misma percepción que la actual.

Hace 126 años, los parisinos veían con estupor como una mole de hierro se levantaba hacia el cielo de su ciudad. Tan reacios fueron los franceses que la Torre Eiffel estuvo a punto de desaparecer unos años después de su construcción. Su padre Gustave Eiffel, para salvarla ofreció su preciada construcción a la ciencia. Así la Torre Eiffel se convirtió en un centro de observaciones meteorológicas y astronómicas, un lugar estratégico de observación, un puesto de comunicación por telégrafo óptico y un lugar de estudio del viento.

Gracias a este proyecto, hoy todos podemos disfrutar y vivir momentos irrepetibles en París.126 años de historia que han hecho de la Torre Eiffel uno de los iconos de Francia y de Europa.