La zona de Midi- Pyrénées en Francia es una de esas regiones que encierran un encanto proporcionado por sus pequeños y bellos pueblos. Entre ellos, destaca Conques, para muchos, el pueblo más bonito de Francia y uno de los centros de peregrinación más importantes del país gracias a la Abadía de Sainte-Foy.

Es un pequeño pueblo de apenas 300 habitantes aferrados a la ladera de una montaña, donde el tiempo parece haberse detenido y no haber avanzado desde la Edad Media. La armonía en todas sus casas con un mismo estilo hacen de este pequeño rincón del sur de Francia un destino de obligada visita.