Durante muchos siglos fue considerada una de las abadías más importantes de la orden de los Benedictinos. Fundada en el año 613 con el nombre de San Galo, su fundador. 

Se encuentra situada en la ciudad de Sankt Gallen, en Suiza. Una bella ciudad declarada Patrimonio de la Humanidad, al igual que su Abadía.

En la actualidad poco queda del complejo monacal original, pero sin duda una de las joyas de la corona de esta Abadía es su BIblioteca, con más de 160.000 volúmenes. Es la más antigua de Suiza y una de las más antiguas bibliotecas monásticas del mundo.

Un lugar para sumergirse en épocas pasadas.