Los edificios de Rocamadour, crecen hacia arriba en el acantilado de la derecha del río Alzou. Este bello pueblo de Francia es un centro de peregrinaje a la Virgen María, bajo forma de una Virgen Negra recubierta de plata.

Su nombre viene de las reliquias de San Amador cuyo cuerpo, presuntamente incorrupto, fue encontrado por monjes Benedictinos en el interior del santuario mariano, en el año 1162.

Uno de los pueblos más bellos de la región de Mediodía-Pirineos