Se trata de una escuela para chicas abandonada desde 1999, que fue una mansión construida entre 1853 y 1855 y hospital durante la Primera Guerra Mundial. Se encuentra en Kent y el lugar es tan siniestro que ha inspirado hasta un videojuego.

Un lugar digno de ser visitado por todos aquellos amantes de los sitios abandonados.