Según algunas publicaciones, la Estación Central de Amberes es la cuarta estación de trenes más bellas del mundo, considerada más una catedral de trenes que una estación.

Fue construida en 1895 y una explosión de Beaux Arts, recubre toda la estación, desde la impresionante sala de espera, hasta el arco que da la bienvenida a los viajeros. 

Sin duda viajar en tren se hace más emocionante cuando uno llega a estaciones como esta, un lugar indispensable en tu visita a Bélgica