Fue una de las primeras catedrales góticas de Alemania y su contruccion duro más de 300 años, completándose en su totalidad en el año 1520.

La catedral está dedicado a los santos Catalina y Mauricio y en ella se encuentra enterrado el primer emperador del Imperio Germánico, Otón I.

A pesar de los pillajes y saqueos a los que fue sometida, la Catedral de Magdeburgo es rica en representaciones artísticas, abarcando un amplio abanico de objetos y elementos que van desde la antigüedad hasta el arte contemporáneo