La mezquita de Hassan II es el templo más alto del mundo, con un minarete de cerca de 200 metros de alto.

Además es una de las mezquitas más modernas del mundo, con toda clase de tecnóloga incorporada. El coste de su construcción superó los 500 millones de euros.